Octo > Comunicación > En 2015, sigue tus sueños

En 2015, sigue tus sueños

por | Dic 19, 2014 | Comunicación, Sin categoría

El año 2014 se nos escapa de las manos, casi sin darnos cuenta. A lo largo de estos doce meses se han sucedido noticias buenas, regulares y malas, que hemos ido seleccionando para quedarnos con aquéllas que más nos afectan, por un motivo u otro.

En España estrenamos rey, en un momento delicado para la monarquía, mientras en el Vaticano se fue consolidando un papa con un estilo bien distinto al de sus antecesores. Los informativos empiezan a dar tímidamente noticias que apuntan a una leve recuperación económica. Entretanto, seguimos mirando las listas del paro, en la confianza de que empiece a disminuir, pero ese tema va lento…

Quienes sí han tenido un año ajetreado, con trabajo para dar y regalar, han sido los juzgados, donde se acumulan casos de corrupción y estafa, que se suman a los delitos corrientes que copaban hace no tanto la actividad judicial. Así, hemos sido testigos de la entrada en prisión de personajes famosos, de la política y la farándula, o de ambos… (Eso es una buena noticia, porque quiere decir que la justicia funciona). Todo ello aderezado con la entrada en escena de algún personaje singular, como el pequeño Nicolás, que se ha ganado a pulso aparecer en todas las crónicas del año. Y presiento que no se va a apear de ellas tampoco en el que está a punto de comenzar.

2015, por el momento, es una hoja en blanco, que tenemos que escribir. Entre todos. Cada uno su parte. Ahora es el momento de plantearnos qué queremos hacer, con qué queremos llenar nuestro 2015. Es el momento de soñar, de imaginar, de hacer proyectos, de empezar otra vez…

Ésa es nuestra propuesta y nuestro deseo: Sueña y sigue tus sueños.

Nosotros también prometemos soñar.

Feliz 2015

 

ACTUALIDAD OCTO

Mantente al día en el sector con todas nuestras novedades!

Archivos

Categorías

Aún en las decisiones más difíciles, debemos de hacer lo imposible en defensa de los tres intereses que nos han confiado

Primer principio: «Por nosotros que no quede».

Pero ningún interés, por legítimo que sea, nos permitirá jamás lesionar a una persona, ni física, ni moral, ni intelectualmente

Segundo principio: «Las personas son antes que las cosas».

Con ellos habremos cumplido, pero quienes nos han demandado un servicio deben recibir algo más, se merecen lo mejor

Tercer principio: «Aquello que merece la pena hacerse, merece la pena hacerse bien».